Historia

Por su diseño y elaborada confección, unos zapatos originales de la ciudad de Buenos Aires, se han convertido desde el año 1952, en un apreciado calzado. El Sr. Luciano Bagnasco coloca un par de mocasines sobre el mostrador, al lado dispone de dos elegantes zapatos aptos para la vida social de la ciudad y completa la colección con dos modelos especiales para un cliente con problemas de columna vertebral.
"Son todos Guido" dice con una tímida sonrisa tras la que esconde su orgullo y acariciando el cuero dice con firmeza "son unos buenos zapatos de eso no cabe duda". Se dio cuenta que el trabajo del cuero puede ser un trabajo muy grato, pero que a su vez requiere de un cuidado y esmero muy especial . Aprendió la maravilla que es el pie humano y como este es sometido a menudo a crueles castigos. Con un grupo de artesanos italianos, inició la fabricación del calzados, totalmente hechos a mano, con materia prima de máxima calidad,. Así se logró el prestigioso calzado "Guido" (nombre dado por ser el de la calle donde se inició).
Hoy exportamos a todo el Mercosur y Europa.